Silla 22

1 junio, 2019 § Deja un comentario


¿…Aló, aló, aló…?

Autor: Jorge Zapata / Título: La Cole / 27 cms x 30 cms / Acrílico sobre papel / 2008

El teléfono y la silla

Para los presentes, tres mujeres y cuatro hombres, fue más visible el teléfono rojo, la chica con blusa blanca, ombliguera, y el sonido del timbre como una alarma de incendio, que la silla de plástico azul oscuro. Ninguno esperaba nada del aparato. Desde el día en que los técnicos de las Empresas Públicas lo instalaron no había sonado. Hasta esa tarde. Y como no estaban acostumbrados pensaron que no era con ellos. Ninguno se inquietó. Para ellos, tres mujeres y cuatro hombres, el teléfono era una puerta cerrada hasta que la chica de la ombliguera blanca la abrió. Cuando el timbre sonó, el único movimiento vino de ella. Entró, se paró frente al aparato, ignoró la silla de plástico azul, descolgó el auricular y dijo: ¿aló?, ¿aló?, ¿aló? Los presentes, con los ojos fijos en ella, quedaron a la espera de lo que iba a seguir. La chica se plantó frente al aparato y esperó la voz que debía llegar desde el otro lado. Entonces repitió ¿aló? tres veces más. Después del segundo intento y de no recibir respuesta, su cuerpo pareció relajarse, quizá los presentes pensaron que se iba a sentar y entonces sí, verían su cara. La silla parecía puesta allí para uso de quien hablara por teléfono pero como el aparato no había timbrado desde su instalación nadie la había ocupado. La primera iba a ser la chica de la ombliguera, fue lo que supusieron los presentes. Sin embargo, no fue así. Ella se quedó de pie, de espaldas al salón, con el auricular sostenido entre la oreja y el hombro, mientras, con ambas manos, enredaba y desenredaba el cordón metálico del aparato. El silencio se estancó y todo quedó a la espera. La chica también. La fuerza inicial de su voz se diluyó hasta convertirse en murmullo incomprensible cuando aparentemente alguien habló del otro lado. No era una conversación, los murmullos eran recortes de frases, de respuestas equivocadas o de silencios donde parecía evidente la duda; quien hablaba del otro lado hablaba con fuerza y preguntaba cosas que seguramente ella ignoraba; a cada respuesta equivocada, su pose, que no cambió porque siempre sostuvo el auricular entre la cabeza y el hombro, de espaldas al salón, tenía el sobresalto del pillado fuera de base, o mejor, la exageración del que inventa y no sabe cómo disimularlo. Los treinta segundos, que transcurrieron entre su entrada y el momento en que el teléfono timbró por segunda vez, con ella simulando una conversación que no existía fueron una eternidad…

 Hechos…

Charles Mackintosh, diseñador escocés, líder del modernismo en el diseño de mobiliario, a principios del siglo XX, impuso las líneas ascendentes, las formas geométricas y las mezclas entre línea y forma, características de la silla que lleva su nombre…

Exposiciones abiertas hasta el 29 de Julio de 2019 / Museo Maja / Jericó

Anuncios

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Teléfono en .