Siete

13 febrero, 2021 § Deja un comentario


La otra cara del retrato

El peinado a la plancha y el corte recto podrían ser causa de fascinación. Mantenerlo es labor delicada. Sin embargo no es nada en comparación con la inscripción al límite del corte: “Por Siempre” a secas, tatuada en letras de estilo, que podría tener mil significados. Sin puntos suspensivos que abrieran una puerta o dejaran la posibilidad de una sorpresa. Sin otro atributo visible, las dos palabras podrían ser el principio del fin, una declaración de amor o una amenaza. Entonces creí comprender el por qué del corte recto, planchado, en orden perfecto, y regresé al momento en que ocupé mi lugar tras ella. En ese mismo instante, un movimiento inesperado meció el pelo y descubrió la inscripción y a pesar de que el bus, como todos los buses, saltó y zarandeó más de lo esperado, el peinado no volvió a su lugar y las dos palabras quedaron al descubierto. No tuve la intención de imaginar sus ojos o su boca, ella era la inscripción y mostrarla, dejarla ver, era una puerta de salida, un grito de auxilio, una liberación. Cuando bajé del bus ella seguía inmóvil y la inscripción visible…

Retratos…

La otra cara del retrato no son retratos en el sentido de la representación, la técnica y seguramente la evocación. No son eso. Son fotografías que van y vienen, entre la función que cada uno construye de sí frente al mundo, y la mezcla con doce líneas de texto que no pertenecen al sujeto que las inspiró …

La “cosa”… como todos, parece a la espera de su vacuna…

Exposiciones en el Museo Maja de Jericó

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con tatuaje en .