Cosas 9

29 febrero, 2020 § Deja un comentario


Inmarchitable

El basalto es piedra dura, pesada y resistente a los embates del mazo y el buril del tallador que busca la forma en su interior. Jota Peláez es artista, escultor y tallador de piedra jericoano. Se puede decir que ha sido tallador de piedra toda la vida y fue por eso que la Gobernación de Antioquia le encargó, a comienzos del segundo semestre de 2019, la ejecución de una fuente tallada en piedra, en basalto precisamente. El encargo confirmaba la ejecución de una fuente que debía instalarse en el parque principal de Jericó, llamado Parque de Reyes en honor del presidente Rafael Reyes creador del departamento de Jericó en agosto de 1908. Roberto Ojalvo, director del Museo Maja, estuvo al origen de la idea; la propuso a Jota Peláez quien, en compañía de Edward Duigenan, realizó la maqueta que permaneció exhibida en el Museo Maja hasta el día en que el Gobernador visitó el Museo, preguntó por el significado de la maqueta y sin más cuestionamientos estuvo de acuerdo en que fuera realizada pero, con una salvedad, debía quedar lista a finales del año. Faltaban tres meses y medio, casi cuatro, para la llegada de diciembre y comprometerse con el proyecto era un reto. Jota se comprometió. Aseguró que lo realizaría. Contactó siete talladores, escultores, como él: Wilson, Andrés Julián y Andrés solo, Óscar, Robinson, Fernando y Carlos Mario; consiguieron las piedras de varias toneladas cada una en la quebrada Ayurá en Envigado, tierra de Santiago Santamaría fundador de Jericó en 1850, las transportaron al suroeste y emprendieron la obra. Un estanque circular es la base, de su centro se levanta un obelisco forrado con fragmentos de piedra en cuadrícula y salamandras que rebosan la piedra. Alrededor del estanque, cuatro grifos, gárgolas o quimeras, como queramos llamarlas, guardianes de la obra, vigilan que de día como de noche, bajo el sol o la lluvia, con visitantes o sin ellos, el surtidor de agua se encuentre siempre abierto. El agua circulará y retornará a la fuente después de subir hasta la cima del obelisco en un movimiento sin fin. La realización en el tiempo propuesto, la talla de las quimeras, el levantamiento de la estructura y la instalación de los sistemas hidráulicos, fue un reto al que dedicaron días y noches disimulados tras los plásticos verdes que rodearon la fuente. Mientras tanto, Marcela, Marcelita en palabras de Jota, su compañera, coordinaba la administración de la obra. Poco antes de terminarla, el dieciséis de diciembre, ya tarde, Jota cayó en la cuenta de que era el cumpleaños de Marcelita, además del día de los aguinaldos, y no había tenido tiempo de comprarle un regalo; terminó de tallar la rosa, símbolo de Jericó que iría en la cima del obelisco y grabó en su cálice una declaración: “A Marcela, mi reina”, le tomó una fotografía y se la mandó por WhatsApp con un mensaje: “Hola mi amor, hoy, en tu cumpleaños, no tuve con qué enviarte un ramo de rosas, pero a cambio te dedico esta rosa inmarchitable… con todo mi amor…”. Después instalaron la rosa en la cima del obelisco. Pocos saben de la inscripción y su historia, sin embargo, de entre los pétalos de la rosa jericoana, con declaración e inmarchitable, brotará el agua de la fuente durante los años por venir…

Cosas…

… Cosa es un nombre femenino que más a menudo de lo que uno se imagina reemplaza otras cosas: dígame una cosa, compré una cosa, qué cosa, voy a comer una cosa, pensé una cosa. Hay gentes que le cambian el género y la convierten en: coso; o también la hacen diminutivo: cosita…

Museo Maja, Jericó / Exposiciones abiertas hasta / 30 / 03 / 2020

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Santiago Santamaría en .