Quince

10 abril, 2021 § Deja un comentario


La otra cara del retrato

Lo veo más allá del patio mientras mira por la ventana con parales de madera color verde agua. Quizá por una orden recibida del otro lado hace, rápido, un movimiento de medio círculo con el brazo derecho. Una forma oscura, negra, con pliegues de tapabocas viene a caer en su espalda, a la altura de los hombros. Mientras hace el gesto me acerco lo suficiente para confirmar el tapabocas y escuchar la voz que, desde el otro lado de la ventana, instruye sobre el uso del aparejo que la pandemia impuso. El hombre escucha las instrucciones y con un ademán manifiesta su intención de dejar el tapabocas en el lugar donde lo puso. Es entonces cuando tomo la fotografía. El instante es único. Convencido de las posibilidades, por lo menos inesperadas del aparejo, confirma que puede llevarlo como la decoración de los vaqueros del lejano Oeste y sin dejarme la posibilidad de otra fotografía, desaparece por el pasillo que se abre a su derecha cuando escucha un ruido como de caballos que se acerca…

Retratos…

La otra cara del retrato no son retratos en el sentido de la representación, la técnica y seguramente la evocación. No son eso. Son fotografías que van y vienen, entre la función que cada uno construye de sí frente al mundo, y la mezcla con doce líneas de texto que no pertenecen al sujeto que las inspiró …

Hice la fila para recibir una parte de la cosa que  neutraliza “la cosa” ahí vamos…

Exposiciones en el Museo Maja de Jericó

Doce

20 marzo, 2021 § Deja un comentario


La otra cara del retrato

Llegó, invadió espacios y, aparte de ser prenda nueva, difícil, pero obligatoria, se hizo moda. Y no es para menos, la idea de que somos solo ojos no podía hacer carrera a pesar de que muchos prefieren desaparecer, de ojos para abajo, tras el parche negro. Los tapabocas vienen en estilos y estampados que hacen lo posible por disimular lo que son y convertir a quien los usa en algo o alguien distinto. Los he visto con fieras a punto de saltar sobre la víctima; también con sonrisas exageradas; los he visto con flores en bordado, paisajes estampados y hasta con gesto y color de superhéroe; los he visto con marcas de consumo y también casi transparentes que dejan ver boca y nariz pero éstos fueron un intento fallido por recuperar la sonrisa. Los más comunes son blancos o azules con dobleces. El que  lleva el hombre con cabeza redonda y brillante como esfera, es de tela y viene en colores variados; los expertos dicen que no cumplen su función y tal vez por eso, con frecuencia, se usan como sostenedores de barbilla, no tapan nada y tampoco recuperan nada, ni la sonrisa ni la respiración tranquila, pero siembran la duda a su paso…

Retratos…

La otra cara del retrato no son retratos en el sentido de la representación, la técnica y seguramente la evocación. No son eso. Son fotografías que van y vienen, entre la función que cada uno construye de sí frente al mundo, y la mezcla con doce líneas de texto que no pertenecen al sujeto que las inspiró …

Ahí vamos… “la cosa” dirá lo mismo…

Exposiciones en el Museo Maja de Jericó

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Pandemia en .