Silla 5

2 febrero, 2019 § Deja un comentario


… La imaginación tiene estaciones que la razón ignora…

Yuba y Miró

Parece una obra de Miró. Las líneas magenta y fucsia se cruzan templadas por la estructura negra y metálica; se enroscan en ella, siguen su forma, la limitan y la incluyen en el espacio. Sin embargo, no se trata de una composición del pintor catalán, se trata de la silla sin ocupante que al entrar en la casa para ancianos donde vive Yuba, el abuelo andoque, sabio, que remontará con nosotros el río Amazonas hasta Puerto Nariño, se encuentra a su lado. Yuba Andoque, tomó el apellido de la étnia donde nació y creció, vive en Leticia capital de la Amazonía colombiana, en la casa donde fuimos a visitarlo desde el día en que el aguardiente adulterado le robó los ojos, de esto hace cerca de cuarenta y cinco años. Cuando llegamos, estaba bajo la sombra de un alero en compañía de otros ancianos en el patio central de la casa, al escuchar la voz de Carlos Guillermo Gutiérrez nuestro compañero de viaje, médico, guía, y leticiano por adopción, levantó la cabeza, alegró su cara, nos vio y sonrió, fue mi primera sensación. Sin embargo, no nos vio o, si nos vio, nos vio como solo él puede ver: distinguió a Luz Elena, mi mujer, por el tono sabroso, lo dijo, de su voz; a Carlos Guillermo por el calor de su presencia; no sé por qué me distinguió, quizá me presintió cuando ocupé la silla con aire de obra de Miró a su lado. Aquí me llaman Juan Andoque Andoque pero mi nombre es Yuba, dijo con la mirada sin ojos puesta en el lugar de donde le llegó mi saludo. Aunque su mirada vacía parece ver, puede más su sonrisa; sonríe con facilidad, sonríe entre palabras, habla en tono bajo, murmura, dice lo que tiene para decir y sonríe de nuevo. Su manera de ver, de reconocer, de distinguir, incluso de oler y sentir los espacios por donde circula es así, al tacto, como sus murmullos. En el patio donde pasa las horas y los días hay otras sillas con diseños, podríamos decir, salidos de la imaginación del pintor catalán. Yuba seguramente las conoce, alguien las ha descrito para él. No parece muy aventurado decir que Yuba y Miró, habitantes de mundos lejanos y distintos, comparten un lugar en ese espacio infinito que solo ve la imaginación…

Hechos…

… En la antigua Roma, los cónsules disponían de una silla reservada para su transporte: la curul, un asiento en ocasiones sin respaldo con incrustaciones de marfil y patas cruzadas en forma de equis…

Anuncios

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Joan Miró en .