Cosas 18

18 abril, 2020 § Deja un comentario


Gafas

Benjamín Franklin veía poco y borroso y por esta razón en 1784, diseñó a su medida una montura con vidrios de aumento para su uso personal. Esto no quiere decir que, como siempre sucede, un chino no aparezca mezclado en el origen del artefacto. Dijo Marco Polo que los chinos utilizaban lentes de aumento para mejorar la visión desde mucho antes del siglo XIII. Según esto los chinos utilizaron lentes de aumento para ver mejor y también, como lupa, para encender el fuego. Durante el siglo I d.C., para aumentar el tamaño de los objetos pequeños se utilizó un vaso con agua como lente de aumento. La historia menciona a Séneca como usuario de dicho lente pero es probable que el descubrimiento venga de la China, según decir de Marco Polo. El uso de lentes para mejorar la visión era, digamos, de uso corriente desde tiempos inmemoriales, Nerón acostumbraba a llevar al Coliseo un monóculo tallado en berilo para ver en detalle los gladiadores y en otro tiempo, la historia confirma que las primeras gafas europeas fueron diseñadas por el italiano Salvino Degli Armati hacia 1285; igualmente, uno de los monjes de El nombre de la rosa, la novela de Umberto Eco, lleva gafas. Es frecuente, entonces, desde la Edad Media el uso de gafas para quienes tienen poca vista. En 1517 Rafael pintó el retrato del Papa León X con gafas, pero fue, sobre todo, después de la invención de la imprenta que las gafas pasaron a ser un objeto de primera necesidad para aquellos primeros lectores. Hoy en pleno siglo XXI son indispensables frente a las pantallas de los computadores y desempeñan un papel visible, sea el caso de decirlo, como artilugio de la moda. Hace algún tiempo escribí una historia que iniciaba con esta frase: “Para lo que hay que ver… con un ojo basta”. En ella narraba que esa frase era lo que se decía para manifestar la poca importancia de los acontecimientos que suceden alrededor. La frase podría significar que si con dos ojos veo el cien, con uno veo el cincuenta, o sea, lo que verdaderamente vale la pena. Lo constaté cuando llegó a mí correo el número doscientos treinta y cinco de la revista Graphis. La cubierta de ese número representaba el retrato de un hombre pintado por Brad Holland. La fuente luminosa permitía que su cara pasara de la sombra a la piel iluminada; el lado derecho sobresalía en el claro-oscuro y la cabeza se desvanecía hacia la izquierda. “Ciclopeia” era su título. El saco, la corbata, la boca, las facciones tranquilas existían en su realismo perfecto, pero lo que sobresalía porque tenía mirada era el ojo solitario detrás de la montura de un solo aro que me seguía. Desde el primer momento constaté en él una vitalidad inesperada. Para comprobarlo desplacé la revista frente a mí y el ojo me miró. A la derecha primero a la izquierda después, alejé la revista unos centímetros y la pupila brillante casi se sale de su órbita. Pensé entonces que para volverlo a la normalidad, nuestra normalidad de ojos repetidos, debía pintar otro ojo al lado de ése, único, que me miraba sin pestañear a través de la montura de un sólo aro que se sostenía sobre su nariz recta. Entonces me di cuenta de que era inútil pintarle un segundo ojo pues él ya lo llevaba puesto en la gafa de un sólo eslabón que le permitía verme mejor… A propósito de gafas un amigo me contó que un amigo suyo, desconocido para mí, debía emprender un viaje pero perdió sus gafas y como era temeroso tomó la decisión de no viajar. Otro amigo le cedió las suyas con el argumento de que no necesitaba ver más de lo que veía sin ellas. Además, agregó el otro amigo, mis gafas le sirven a todo el mundo. El amigo de mi amigo aceptó y partió a su viaje pero nunca regresó y tampoco devolvió las gafas al amigo que se las prestó y nunca más las volvió a ver…

Cosas…

… Varias veces en los últimos días he recibido mensajes donde la última frase es: abrazos pandémicos. Me parece que es una buena manera de amaestrar la “cosa” que nos acorrala…

Ficción La Revista ya está en circulación. Aquí…https://issuu.com/ficcionlarevista/docs/4-ficcio_n-la-revista-no7

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Brad Holland en .