Dieciocho

1 mayo, 2021 § Deja un comentario


La otra cara del retrato

Hay que levantarse temprano para ir de pesca. Vicente es pescador. Tal vez sea mejor decir: fue pescador. ¿Por qué? Porque al medio día no es hora para ir de pesca. Si así fuera, a esa hora iría por la ladera de la montaña, bordeando la quebrada hasta el remanso que interrumpe la corriente; porque es allí donde las hembras desovan y nacen los alevinos. Si fuera a pescar llevaría equipo: la caña, la caja con anzuelos y carnadas, el morral con el fiambre porque no sabe cocinar y menos aun en el monte donde tiene que hacer hoguera, limpiar el pescado y vigilar que se cocine bien, pues, Vicente, como pescador que se respeta, sabe que cualquier hora es buena para regresar pero no sabe cuándo. Si fuera a pescar no iría en el bus del medio día sin equipo, pero con el sombrero de los amaneceres fríos, quebrada arriba, y las truchas esquivas, cuando había, como si fueran las últimas. Pero esos eran otros tiempos…

Retratos…

La otra cara del retrato no son retratos en el sentido de la representación, la técnica y seguramente la evocación. No son eso. Son fotografías que van y vienen, entre la función que cada uno construye de sí frente al mundo, y la mezcla con doce líneas de texto que no pertenecen al sujeto que las inspiró …

… Que cuando la “cosa” pase quedaremos como sobrado de “cosa”, dicen por ahí…

Exposiciones en el Museo Maja de Jericó

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con alevinos en .