Diecisiete

24 abril, 2021 § Deja un comentario


La otra cara del retrato

Jugó al fútbol casi desde antes de aprender a caminar. Jugó y jugó y jugó. Jugó tanto que para terminar el colegio, se demoró el doble de tiempo que sus compañeros de barrio. Cuando le preguntaban cuál era su puesto preferido en la cancha, respondía con seriedad: “estorbo izquierdo” y tal vez por la ironía, que venía del fondo del corazón, nadie en su familia, ni entre los amigos, creía que tenía futuro en eso de jugar al fútbol. Sin embargo, él solo jugaba al fútbol. A mañana, tarde y noche, jugaba al fútbol. De la cancha a la casa y de la casa a la cancha. Dudaron tanto de sus talentos para hacer gambetas, patear al arco, crear de la nada pases de gol en partidos perdidos, que nadie volvió a preguntar por su futuro y él tampoco volvió a mencionar el asunto. Ni siquiera volvió a las reuniones familiares o a pasar por la sala de la casa para saludar cuando había visita. El día que lo vi en el bus, hizo todo el recorrido en el puesto delante del mío, parecía a la espera de algo o alguien que no llegaba. Lo vi algunas veces más, con la misma camiseta y la misma espera, tal vez, de celebrar el gol que no llegaba…

Retratos…

La otra cara del retrato no son retratos en el sentido de la representación, la técnica y seguramente la evocación. No son eso. Son fotografías que van y vienen, entre la función que cada uno construye de sí frente al mundo, y la mezcla con doce líneas de texto que no pertenecen al sujeto que las inspiró …

… ¿Cuál “cosa”?, ¿? ¿la china?, ¿la brasileña?, ¿la británica?…

Exposiciones en el Museo Maja de Jericó

Dieciséis

17 abril, 2021 § Deja un comentario


La otra cara del retrato

Un retrovisor es obligación para algunas personas. Ella, por ejemplo, necesita ver qué sucede a sus espaldas, por temor o curiosidad. Necesita ver adelante y atrás o, por lo menos, dar la sensación de que, en trescientos sesenta grados y con los ojos que lleva en la espalda, nada se le escapa. Como los nativos de la isla de Sumatra que al entrar en la selva llevan máscaras de carnaval en la nuca para espantar los tigres de bengala que nunca atacan de frente, ella, cada vez que sale, descubre el tatuaje con ojos bien abiertos que vigila mientras mira al frente. Estuve tentado a preguntarle quién era la del tatuaje y me adelanté varios pasos, la miré sin que se diera cuenta para evitarle el susto. Los ojos, la nariz, la boca roja y apretada como en el retrato eran los suyos; el peinado era distinto, el pelo más corto o más desordenado la cambiaba, pero no había duda. Entonces para evitar aparecer como la amenaza que temen los habitantes de la isla de Sumatra, no le pregunté pero hice su retrato a pesar de que el tatuaje me podía ver…

Retratos…

La otra cara del retrato no son retratos en el sentido de la representación, la técnica y seguramente la evocación. No son eso. Son fotografías que van y vienen, entre la función que cada uno construye de sí frente al mundo, y la mezcla con doce líneas de texto que no pertenecen al sujeto que las inspiró …

… ¿“La cosa”? qué caramelo… de nunca acabar…

Exposiciones en el Museo Maja de Jericó

Quince

10 abril, 2021 § Deja un comentario


La otra cara del retrato

Lo veo más allá del patio mientras mira por la ventana con parales de madera color verde agua. Quizá por una orden recibida del otro lado hace, rápido, un movimiento de medio círculo con el brazo derecho. Una forma oscura, negra, con pliegues de tapabocas viene a caer en su espalda, a la altura de los hombros. Mientras hace el gesto me acerco lo suficiente para confirmar el tapabocas y escuchar la voz que, desde el otro lado de la ventana, instruye sobre el uso del aparejo que la pandemia impuso. El hombre escucha las instrucciones y con un ademán manifiesta su intención de dejar el tapabocas en el lugar donde lo puso. Es entonces cuando tomo la fotografía. El instante es único. Convencido de las posibilidades, por lo menos inesperadas del aparejo, confirma que puede llevarlo como la decoración de los vaqueros del lejano Oeste y sin dejarme la posibilidad de otra fotografía, desaparece por el pasillo que se abre a su derecha cuando escucha un ruido como de caballos que se acerca…

Retratos…

La otra cara del retrato no son retratos en el sentido de la representación, la técnica y seguramente la evocación. No son eso. Son fotografías que van y vienen, entre la función que cada uno construye de sí frente al mundo, y la mezcla con doce líneas de texto que no pertenecen al sujeto que las inspiró …

Hice la fila para recibir una parte de la cosa que  neutraliza “la cosa” ahí vamos…

Exposiciones en el Museo Maja de Jericó

Catorce

3 abril, 2021 § Deja un comentario


La otra cara del retrato

Como Argos, el hombre sentado en un banco demasiado bajo para la extensión de las piernas, multiplica sus ojos. Y la pose lo inmoviliza. Nada en él sugiere movimiento. Los ojos de vidrio miran hacia arriba, buscan en las alturas, sin ver, lo que deberían buscar a ras del piso; los otros ojos, sin o con vidrios, por el doble arnés, la pose y la inmovilidad, parecen concentrados en un punto, un celular o las puntas de los zapatos, que limitan sus movimientos. Me inclino por el celular, lo mira sin ver. Este Argos contemporáneo, dominado por una quietud inquebrantable tiene la posibilidad de mirar en varias direcciones. Llegado el momento, de algún lugar de su cabeza sin pelo, brotarán otros ojos, con vidrios o sin ellos y ver será una evidencia. Sin embargo, la inmovilidad, me atrevería a asegurar que está tomado por ella, lo domina. El arnés doble sostiene los vidrios que miran hacia arriba, ¿sostiene también otros que miran al frente? Tal vez. Lo único evidente es que le sobran ojos para ver pero solo mira…

Retratos…

La otra cara del retrato no son retratos en el sentido de la representación, la técnica y seguramente la evocación. No son eso. Son fotografías que van y vienen, entre la función que cada uno construye de sí frente al mundo, y la mezcla con doce líneas de texto que no pertenecen al sujeto que las inspiró …

Dicen que la fila para recibir una cosa que  neutraliza “la cosa” es lenta y tomará años…

Próximas exposiciones, a partir del 11 de abril, en el Museo Maja de Jericó

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para abril, 2021 en .