Ocho

20 febrero, 2021 § Deja un comentario

La otra cara del retrato

La tristeza pesa. Ocupa más de lo que uno imagina. Algunos la disimulan con cierto éxito; otros, en cambio, por más esfuerzos que le dediquen no logran acallarla porque cuando toma posesión es inconsolable, incontrolable y desborda. Una mano o un brazo de apoyo no son suficientes, está y es bien visible. A este hombre, Tara lo llaman, la tristeza no lo abandona, lo domina hasta hacer de él un manojo a punto de sucumbir. Cuando simula alejarse, Tara, quien ya ha sucumbido bajo su peso, presiente que le hará falta, porque le hace falta. Es entonces cuando las barreras caen; la tristeza se apodera, y ya parte de él, no le permite subsistir sin su presencia. Tara lleva gafas para el sol que no usa en este momento porque no hay sol, pero cuando las necesita para enmascarar sus ojos entrecerrados, llorosos, tristes, se las pone para que quien se encuentre en frente, no los vea, porque sabe que cuando la tristeza se contagia por los ojos se riega por todo el cuerpo…

Retratos…

La otra cara del retrato no son retratos en el sentido de la representación, la técnica y seguramente la evocación. No son eso. Son fotografías que van y vienen, entre la función que cada uno construye de sí frente al mundo, y la mezcla con doce líneas de texto que no pertenecen al sujeto que las inspiró …

Ahora es por partida doble: la “cosa” y la vacuna para la “cosa”…

Exposiciones en el Museo Maja de Jericó

Etiquetado:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Ocho en .

Meta

A %d blogueros les gusta esto: