Silla 31

3 agosto, 2019 § Deja un comentario

… Con la silla al hombro…

… Se la regalo…

A las once y treinta y siete de la mañana veo al hombre a media cuadra de distancia, baja por una calle empinada; él va casi al final de la pendiente, yo en la mitad, a la altura de la puerta del hotel donde me hospedo. Veo que baja con dificultad, seguramente para no resbalar, había llovido y en algunas partes el piso está húmedo. Parece un hombre mayor por las precauciones que toma, más no por su vestimenta: bluyín desteñido y chaqueta morada, Lleva una estructura brillante, metálica, pesada, sobre los hombros que le dificulta el paso. Baja despacio. Antes de llegar a la esquina, ya he acortado casi la totalidad de la distancia que nos separa y alcanzo a notar que es una silla sin asiento lo que lleva sobre los hombros. El asiento forrado en cuerina negra lo lleva en la mano. La base metalizada se divide en cuatro, cada división con rueda al final va sobre sus hombros; el espaldar negro, forrado en el mismo material del asiento, se mantiene pegado a la estructura metálica. La silla, por las rodachinas, la forma y la base metalizada, es una carga incómoda y pesada. Parece una silla de oficina. El hombre no hace parte de un equipo de trasteos, no tiene la figura, ni el uniforme y no parece tener, tampoco, la fortaleza de los encargados de levantar o mover objetos pesados en los trasteos. El peso y la dificultad son evidentes, por eso va con cuidado, despacio. Lo alcanzo y camino unos pasos tras él. Le tomo una fotografía. A medida que avanza, el peso de la silla se hace mayor y sus pasos inciertos, entonces no lo sigo más, me detengo cerca de él. Estuve a punto de preguntarle si necesitaba ayuda. Pero no lo hice, lo hubiera sorprendido, seguramente no hubiera aceptado o quizá sí, me hubiera mirado de arriba abajo y con el suspiro de quien se quita un peso de encima me la hubiera pasado diciendo: … se la regalo… Por eso preferí quedarme en el lugar donde tomé la fotografía, lo miré alejarse con el paso cada vez más incierto y entonces, como en una película, no vista, quizá solo imaginada, en la medida en la que el hombre se aleja con la silla al hombro, sus piernas, a cada paso se entierran en los adoquines y luego su cuerpo, hasta dejar como único trozo visible, el espaldar en cuerina negra que se aleja sin detenerse. Me convencí entonces de que los trasteos son así, provocan sensaciones tan extrañas como el deseo de que se lo trague a uno la tierra…

Hechos…

La silla Panton, invento de Verner Panton, es ejemplo de diseño y decoración. Sale en revistas, es elegante y es sexi. Dicen que personificó el estilo “nueva ola” de los años sesenta. Una de ellas está en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. A pesar de todo esto, su producción se demoró porque los fabricantes la consideraban atrevida…

Museo Maja de Jericó. Exposiciones. Sábado 3 de agosto

Anuncios

Etiquetado:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Silla 31 en .

Meta

A %d blogueros les gusta esto: