Votar sin botar… difícil

26 mayo, 2018 § Deja un comentario

La Marginalia de esta semana tenía por título: “Mi mayo del 68”. Mayo se acaba, hace cincuenta años los estudiantes parisinos encontraron arena de playa bajo los adoquines de las calles del barrio latino y sin pensarlo dos veces le tiraron los adoquines a la policía que nunca había imaginado una playa por allí. Según un titular del periódico “Le Monde” del mes de marzo de ese año, los franceses se aburrían y los jóvenes que protestaban aun desde enero del mismo año lo que querían era cambiar, no querían una revolución, querían cambiar. Bien. El tema de La Marginalia de esta semana iba por ahí y por la influencia de la gráfica que las revueltas del mayo francés dejó en los muros de las calles parisinas y después en las galerías de arte y después en las colecciones de los mercaderes del arte. Iba por ahí pero cambió después de ver por televisión anoche, viernes veinticinco, el que según el presentador del Debate, que habló más que los candidatos, era el último Debate antes de las votaciones para Presidente de este domingo veintisiete en Colombia…

… ¡Qué tristeza! son cinco señores, doctores, que no debaten ideas, dicen lo mismo en orden y con palabras distintas, pero dicen lo mismo. No hay ideas. No debaten entre ellos y cuando alguna idea se atraviesa entre dos de esos señores, doctores, la califican como un “gentil desacuerdo”. Por supuesto no esperaba verlos pelear o agarrarse de las mechas como diría cualquier marchanta pero sí esperaba ideas, debate; esperaba la discusión de quienes pretenden manejar el país, con ideas, esperaba saber cómo trataría cada uno los males que nos aquejan desde siempre, incluso desde antes, mucho antes, de que mataran a Gaitán, pero insisto, dicen lo mismo, en orden distinto. Y es lo mismo que todos los gobiernos anteriores han hecho…

… El doctor, a estos señores hay que llamarlos doctores, Fajardo hace caras de contemplado y habla mirando al techo como un niño castigado. El doctor Petro, infunde miedo por su prepotencia pero se queda en el mismo lugar de los otros, ni avanza, ni retrocede. El doctor De la Calle intenta mostrar una energía que no es de él. El doctor Duque, es como el ventrílocuo, habla con las palabras del jefe. El doctor Vargas Lleras, pierde el impulso y da la sensación de que patina en cada frase, de ahí la falta de impulso. ¡Lástima! de estos cinco doctores, cinco egos, no sale uno bueno para la presidencia de este país que, los cinco están de acuerdo en este punto como en todos los otros, está llevado. Sin embargo el domingo veintisiete de mayo y el domingo de junio que corresponda a la segunda vuelta hay que votar, no botar…
Argumento. Votaré por De la Calle a pesar de esa energía que no es de él… y con cada voto estamos, otra vez, al borde de la historia o del precipicio…
Pierre Alechinski, pintor belga, dice que la margen, él la llama “Marginalia”, es el espacio alrededor del cuadro donde se anotan historias, nombres, resúmenes, agregados, fechas o datos que conducen al interior de la obra Edgar Allan Poe recopiló en un pequeño libro titulado “Marginalia” reflexiones que en ocasiones publicó en revistas.

© Saúl Álvarez Lara / 2018

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Votar sin botar… difícil en .

Meta

A %d blogueros les gusta esto: