Un Arcimboldo del siglo XXI

10 septiembre, 2016 § Deja un comentario

237-arcimboldo-1En 1527 se cumplen ocho años de la muerte de Leonardo. Juanelo Turriano tiene veintiséis y Giuseppe Arcimboldo acaba de nacer en Milán. Las coincidencias entre los tres personajes pasan por la invención, el diseño, la ingeniería y también la pintura. Leonardo fue no sólo Maestro de Cocinas de Ludovico “El Moro” sino todas las otras gracias que se conocen de él.  Carlos I nombró a Juanelo Turriano relojero de su corte y Felipe II lo hizo matemático mayor en la suya, además, fue inventor del “Artificio de Juanelo” una máquina hidráulica para subir agua del Tajo a Toledo y también fue el creador de “El hombre de palo”, un autómata con todos los movimientos. Rodolfo II Emperador de Bohemia y Austria, y aficionado a las invenciones, tuvo a Giuseppe Arcimboldo en su corte como inventor, ingeniero, constructor de autómatas, máquinas hidráulicas e inventor de un órgano que hacía mezclas sublimes de luces y sonidos (un Jean Michel Jarre del Renacimiento).237-arcimboldo-4Por culpa de su matrimonio con una prestigiosa dama alemana Arcimboldo también fue pintor de la corte de Bohemia. Allí pintó los “Caprichos alegóricos” que representan retratos de nobles de la corte construidos con objetos de la naturaleza. Rodolfo II, por ejemplo, aparece representado en el papel de Vertumno, el dios de las estaciones, con frutas y verduras. Sus alegorías son famosas: “La primavera” es un perfil de hombre construido con azahares, margaritas, rosas, lirios, amapolas, azucenas, fresas salvajes e incluso lechugas. “El verano” es un hombre sonriente que tiene un pepino por nariz y una manzana por mentón, además de alcachofas, melocotones, cerezas, ajos, peras y grosellas. “El otoño” es otro perfil sin sonrisa que tiene por torso los tablones descompuestos de un barril, aparte de  higos, calabazas, uvas de vendimia y hojas de parra amarillentas que amenazan caer. En “El invierno” se mezclan ramas secas y retorcidas, hojas del piso y tela burda que protege del frío.
237-arcimboldo-3
No fueron pocos los “caprichos alegóricos ” pintados por Arcimboldo. Además de las estaciones también está el agua, el aire, el viento, la flora, la fauna e incluso una figura de hombre casi de frente, que observa al espectador, con mostachos formados por nabos puntiagudos, peras en el lugar de la nariz, cabello de uvas y bufanda de arracacha entrelazada, titulado: “Whimsical portrait” (Retrato caprichoso). Arcimboldo murió en 1593 y sus obras se perdieron entre las mamparas de la historia porque hubo quienes las consideraron menores, caricaturescas, o incluso populares. Los surrealistas las redescubrieron en el siglo XX y fueron inspiración para los retratos de Mae West de Salvador Dalí.
237-arcimboldo-2
En el Renacimiento, las referencias y relación con los objetos y el entorno de las personas, están representadas en los elementos que Arcimboldo utilizó para sus “caprichos alegóricos”. Si alguien intentara hoy construir “caprichos” al estilo de Arcimboldo, es de suponer que sus retratos estarían colmados de “mouses”, enchufes, semáforos, pantallas, autos, motos, brillos, ruidos y hasta siliconas de diversas formas. Tal vez los cabellos estén formados por cables de aparatos electrónicos con peinado de Medusa. Un celular sin cámara hará las veces de nariz y otro con cámara será el ojo que no ve mientras esté desactivado. Un reguero de cartuchos de bala mostrará una sonrisa sin aliño y es posible que cañones de armas salgan por los costados a manera de orejas que no oyen por causa del estruendo. Es posible, también, que algún letrero anunciando que uno es más corrupto que el otro, tome lugar en el globo simulador de voz, como en las tiras cómicas. Y en la frente, habrá un vacío metalizado y brillante como la cubierta de cualquier aparato electrónico.
Print

Argumento. Un hombre o una mujer, recibe una cámara de fotografía; él o ella toma una fotografía cada minuto. Al final del día tiene mil cuatrocientas cuarenta imágenes que trazan la jornada. Como no es su costumbre dejar lo comenzado a medias lo acosa una duda: ¿cómo no detener el registro fotográfico durante el sueño? Con la duda comienza la historia…

Pierre Alechinski, pintor belga, dice que la margen, él la llama “Marginalia”, es el espacio alrededor del cuadro donde se anotan historias, nombres, resúmenes, agregados, fechas o datos que conducen al interior Edgar Allan Poe recopiló en un pequeño libro titulado “Marginalia” reflexiones que en ocasiones publicó en revistas.
© Saúl Álvarez Lara 2016

Libros publicados por Ficción.La.Editorial
Los encuentra en: ficcionlaeditorial@gmail.com o saulalvarezlara@gmail.com
y en La Fiesta del Libro en El Salón de las Editoriales Independientes:
SEI-2

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Un Arcimboldo del siglo XXI en .

Meta

A %d blogueros les gusta esto: